CONSEJOS PARA CULTIVAR FRESAS

¿Quieres plantar fresas en casa y no sabes cómo? Aquí os dejamos algunos consejitos para empezar.

No te preocupes, las fresas son muy fáciles de cultivar y muy agradecido. Con unos cuidados básicos a tener en cuenta, sin duda, te recompensará con las fresas más ricas que hayas podido probar.

Aquí os dejo algunos consejos y trucos de cómo plantas fresas en casa.

 

Elige la mejor variedad de fresas

Hay muchas variedades de fresas, cada una con épocas de floración diferentes, algunas florecen una vez al año y otras se pasan todo el año dando flores. Básicamente, los cuidados para todas las variedades son prácticamente los mismos, solo escoge la que mas te llame la atención.

1. ¿Cómo sembramos las fresas?

Si siembras las fresas, pueden tardar bastante en germinar y es complicada. Si te estás iniciando en el huerto, no os lo recomiendo, pero decides hacerla, debes tener paciencia y tener en cuenta ciertos aspectos de la siembra de la fresa:

  • La siembra se realiza en semillero en épocas donde las temperaturas son templadas o frías ya que las semillas necesitan algo de frío para germinar.
  • Si metes un par de semanas antes las semillas en el congelador, tendrás más las probabilidades de germinación.

 

Trasplantar fresas

El mejor momento del trasplante, en forma general va desde principios de primavera a otoño. Conviene cortar todas las flores y los estolones para que fortalezcan las plantas en el momento del trasplante.

Consejos generales para el trasplante:

A la hora del trasplante es importante tener en cuenta la profundidad a la que se entierra la corona, si la entierras de más, es probable que se pudra.

No trasplantes fresas donde antes hayas puesto berenjenas, pimientos o tomates, ya que son sensibles a las mismas plagas que estos.

Para favorecer el drenaje puedes añadir un poco de arena agrícola o vermiculita al bancal donde las vayas a trasplantar.

El espacio entre plantas de fresa o fresón es de unos 30 cm, aunque en espacios pequeños se puede reducir a 20 cm.

 

 

 

2. ¿En qué lugar las sembramos?

 

1. En el suelo

A las fresas le gusta el suelo con buen drenaje y sobre todo materia orgánica en abundancia. Recuerda añadir una buena cantidad de humus antes de plantar tus plantas de fresas.

A la hora de escoger el lugar para tus fresas es importante tener en cuenta que les gusta los suelos ácidos, con un pH comprendido entre 5 y 6.

Es importante si las plantas en el suelo, hay que tratar de evitar hacerlo sobre suelos calcáreos, ya que no podrán absorber bien el hierro a través de las raíces.

¿Cómo puedes saber si tu suelo es calcáreo? Un truco es coger un poco de suelo y echas unas gotas de vinagre, si burbujea tienes una respuesta afirmativa. Si esto te pasa, la mejor opción es cultivarlas en maceta.

La luz

A las fresas les gusta el sol, así que escoge un lugar soleado, con unas 7 horas de luz directa. Sin embargo, aunque le encante el sol, tolera bastante bien la sombra, pero su producción será mucho menor.

Temperatura

Temperatura mínima letal:

  • -12ºC en su fase vegetativa. Esto quiere decir que sus tallos y hojas sobrevivirán durante el invierno en lugares donde las temperaturas no bajen de -12ºC, sus flores y sus frutos sí lo harán, pero volverán a florecer en primavera. Así que si vives en zonas de invierno es duro, no te preocupes, las fresas también lo son.
  • 0ºC en la fase de floración. Aquí sí que puedes tener problemas si vives en zonas donde puede haber heladas repentinas a finales de invierno y principios de primavera, ya que una bajada por debajo de 0ºC matará las flores y los frutos. Para evitarlo, coloca un invernadero durante los meses de febrero y marzo.
  • Su temperatura óptima es de 10-13ºC nocturna y 18-22ºC diurna.

 

2. Macetas para plantar fresas

Las fresas necesitan mínimo unos 2,5 litros de sustrato para poder desarrollar bien las raíces, aunque lo óptimo es darles un poquito más, 3,5-4 por planta, así serán más productivas.

Mantenimiento

A pesar de que las fresas son una planta de tipo perenne, conviene sustituirla cada dos o tres años, ya que con el tiempo su producción disminuye y se vuelven más débiles frente a posibles plagas. Lo bueno es que como van produciendo estolones se pueden ir sustituyendo con sus propias “hijas”.

Reproducción

Los fresales son muy fáciles de propagar. No es necesario comprar nuevas plantas cuando queramos sustituirlas. Se pueden reproducir por estolón o por división de matas.

Reproducción por estolones:

 

La reproducción por estolón es muy sencilla. Las fresas los generan precisamente con esta función. Los estolones tienen aspecto de tallos, pero son mucho más largos y tienen una especie de “miniplanta” en el extremo. Lo único que hace falta es fijar este extremo al suelo para que pueda enraizar. Una vez ya ha enraizado puedes cortar el tallo que le une a la “planta madre.”

Ojo, que si lo que te interesa es que la planta se centre en dar muchas fresas, lo recomendable es ir retirando los estolones que se van produciendo, de esta forma la planta centra todas sus energías en la generación de fruto.

Cuidado de los frutos

Cuando empiecen a aparecer las fresas es interesante poner una capa de unos cinco centímetros de paja limpia. De este modo se protegen las fresas de las salpicaduras de barro cuando llueve o se riega y que la fruta no entre en contacto con el suelo. Así de esta forma evitaremos que se pudra el fruto, que es lo que suele ocurrir cuando la fresa entra en contacto con la humedad del suelo.

Cosecha

Conviene recolectar las fresas en días secos y cuando estén completamente maduras, conforme van saliendo. ¡Sólo te queda disfrutar de uno de los cultivos más agradecidos del huerto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies